PERITAJES DE CORROSIÓN

A través del Peritaje de Corrosión, podemos conocer qué ha pasado en la pieza afectada.


Tras el Análisis Metalográfico, podemos conocer los productos de reacción existentes en las zonas afectadas y la composición del material de base empleado.


Del mismo modo, con los datos facilitados sobre:


  • El material del que “debería” estar compuesto la pieza,
  • Los procesos a los que ha sido sometida la misma,
  • Los productos que se le han aplicado (aceites, grasas, etc.),
  • La limpieza con detergentes, y procedimiento del posterior secado,
  • Origen de aguas de proceso y su composición tanto en origen (suministro), como después del tratamiento “descalcificador” u otro si lo hubiera.


Realizamos un estudio sobre todos los datos aportados y, tras la evaluación, podemos conocer qué ha pasado en la pieza afectada.


Así pues, el proceso es:


  1. Análisis Metalográfico mediante el uso de Microscopía de Barrido de Electrones (para conocer la composición del material y observar la forma que ha adoptado el problema).
  2. En el caso de ser necesario, realización de Analíticas del Agua del proceso (un agua de suministro, o mal tratada, puede incorporar el problema).
  3. Obtención de conclusiones sobre el problema y de las posibles soluciones a tener en cuenta para la subsanación del problema. “Know-How”.


CONSÚLTENOS.


Contacto

SU COLABORADOR DE CONFIANZA